viernes, 18 de enero de 2013

GEOGRAFÍAS VAGABUNDAS



Después de convencernos del final del Estado nación por culpa de la globalización, después de cuatro años de crisis se puede concluir que hasta eso se ha enrarecido. Al parecer, esa decadencia de las viejas instituciones nacionales no afecta a todos por igual, porque mientras los parlamentos languidecen en medio de la indiferencia colectiva los gobiernos resucitan gracias a los mandatos imperativos de los organismos internacionales. Algunos ingenuos pensaron que esta crisis devolvería el protagonismo a los poderes públicos para controlar los efectos de la avaricia individual, pero si algo queda claro es que la globalización financiera vive encantada de conocerse mientras se desmonta el bienestar social.

Esto no acaba de tener sentido, se perjudican las instituciones democráticas, se da más protagonismo a los flamantes embajadores de organismos internacionales con su maltrecho uniforme diario de gobiernos nacionales, se desmonta la sociedad del bienestar, se amplía la brecha entre ricos y pobres, el fraude fiscal está a la orden del día, cierran las empresas y miles de personas pierden su empleo todos los días, y todavía no hemos avanzado ni un milímetro en contener esta pesadilla. Hemos normalizado la tragedia, la hemos hecho cotidiana como meros espectadores, asistiendo igual de impávidos a una tragedia por un terremoto en un lugar recóndito de la geografía,como al cierre de una factoría que empuja a cientos de familias a la pobreza.

Esta debilidad progresiva de las instituciones democráticas, el protagonismo emergente de gobiernos recaderos de instancias de decisión sin legitimidad democrática suficiente, millones de personas que son víctimas de una crisis provocada por un modelo de sociedad global tan injusto como peligroso, se unen al expolio creciente de derechos, culturas, tradiciones, economías, identidades, valores éticos y convicciones democráticas, en medio de una soberana y miope indiferencia colectiva. Como le pasaba a uno los personajes de la novela Sentir la sed, de Gonzalo Himiob: “no veía bien. Con o sin anteojos hacía ya mucho tiempo que le costaba discernir los detalles de todo lo que estuviese a más de unos pocos metros de distancia. Y ahora que las amplias y gruesas lunas de sus lentes estaban empapadas el mundo se había convertido en una masa gris, tupida y sin matices”. Igual que esos cientos de millones de personas que hoy deambulan en esta sociedad de vagabundos de su propia geografía.


Autor: Algón Editores

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada