viernes, 1 de marzo de 2013

INSOMNIO LETAL


Una de las constantes en la historia del ser humano es el recurso al mito, a los sueños, en sus más variadas formas, como la religión, la filosofía, las artes, los inventos y avances tecnológicos, las revoluciones. Los misterios, los símbolos, las leyendas, las ilusiones, las aspiraciones, los miedos, nutren el fondo de un cuento infantil y también las ideologías que aspiraban a transformar la sociedad, las hechicerías de una bruja y el jugarse la vida por una democracia, un relato en una casa de la palabra africana y la proeza colombina, el médico que opera una enfermedad mortal y la búsqueda del santo grial, Coriolano y Teseo, el sacrificio humano en una pirámide azteca y el sueño americano, Prometeo y Ulises, Rothschild y el Che Guevara. Es difícil encontrar en nuestro pasado una fuerza tan poderosa como el mito para movilizar a pueblos, sociedades, aventureros, líderes, ciudadanos, revolucionarios, personas. 

Algunos señalan que la decadencia actual procede del descrédito creciente de los mitos, del aislamiento del individuo que sólo es capaz de leer su presente como una amenaza personal. Arnold Toynbee escribió que los problemas del cuerpo social nunca se resuelven con programas de retorno al pasado o por aquellos que garanticen un futuro, sino que las civilizaciones son la consecuencia de cómo afronta un colectivo humano sus retos, fracasando cuando no son capaces de enfrentarse a los desafíos y prosperando cuando no sólo saben responderles con éxito, sino también cuando abren la puerta a nuevos envites.

En toda aventura el héroe comienza con una partida, después transita por la iniciación, después pasa por la apoteosis, hasta terminar en el regreso. Como esa sociedad que progresa cuando corta con las actitudes y normas de vida del estado que ha dejado atrás; separándose del resto para esforzarse en abandonar definitivamente su propia infancia y entrar así en la madurez; todo para alcanzar la apoteosis de la sabiduría y ser consciente de las limitaciones del propio ego; para finalmente enfrentarse de nuevo a la realidad de las dudas razonables, a la certeza de tener que volver a empezar.

Esta sociedad demuestra ser poco heroica cuando se comporta como esas personas que se niegan a envejecer y recurren al artificio de la cirugía para mostrar una patética apariencia de juventud eterna. Esta sociedad está peligrosamente obsesionada con un presente congelado, devorada por su propio miedo a prosperar. Consumida en la vigilia que sortea la imaginación de un presente diferente e incluso de un futuro posible. Que permanece insomne y agresiva contra ese tiempo que se consume cuando se anhela. Una sociedad que sólo avanzará cuando entienda la necesidad de emprender un viaje, el viaje. Ese que puede empezar con la lectura de un simple libro. Dónde mejor que un puñado ordenado de hojas emborronadas con historias e ideas para encontrar un nuevo mito, para volver a soñar, para imaginar, para construir. Como ese libro en el que Joan Didion escribió que “en la tierra dorada el futuro siempre es atractivo, porque nadie recuerda el pasado”. ¿Por qué no empezar con un libro?  

Autor: Algón Editores

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada