jueves, 22 de noviembre de 2012

VOTOS, COCINAS Y CIRCUNFERENCIAS


Por esas cosas del caprichoso destino, en este mes de noviembre hemos sabido que los japoneses nos han vuelto a ganar por la mano a los españoles, proponiendo algo tan osado para este siglo XXI como una ley que permita tener emperatrices y no sólo emperadores masculinos. A eso se le llama innovación, una de nuestras grandes carencias nacionales. En parecido sentido, se ha recrudecido estos días pasados una vieja polémica de la Unión Europea, esa iniciativa que de nuevo propone que las mujeres se puedan sentar en los consejos de administración de las empresas. Esa notable proeza democrática, por la que se puede multar a quien tira una colilla al suelo pero no a quien discrimina por razones de sexo en el puente de mando de una corporación. En una crónica de los años 70, publicada hace pocas semanas en la sección de cocina y bebida del Financial Times, se relataba que la Federación Nacional de Mujeres Republicanas, de los Estados Unidos, movilizó gracias a un libro importantes recursos económicos y votantes en apoyo del inefable Nixon y sus revoltosos chicos. El profundo y apasionante “Libro de cocina para las vacaciones de las mujeres republicanas de la NFRW”. Como nos cuenta la articulista, el recuerdo de un libro que nos devuelve al ideal doméstico de posguerra, en el que los hombres se ocupaban de la política mientras sus esposas les servían galletas de queso. Qué dificultad extraordinaria debe operar en este espeso comienzo del siglo XXI, para que cuarenta años después de aquellas recetas de cocina las mujeres no lleguen a los consejos de administración o puedan ser herederas de una dinastía.

Es probable que el fallo se encuentre en esos progresistas que dormitan hoy ausentes, con falta de pulso, enredados en batallas raquíticas aquejadas de la insoportable levedad del ser. Ese malvivir político en un espacio cerrado, tan limitado y ordenado, como asfixiante y turbador. Como en aquellos versos de Emiliy Dickinson, “parecían no ir a ningún lugar, en una circunferencia sin propósito”.

César Calderón, en su libro “Otro gobierno”, lanza un dardo envenenado cuando se refiere a la izquierda conservadora. Será por ese desfallecimiento que ya no pelea por la falta de libertad de expresión en los medios de comunicación tanto públicos como privados, por la explosión controlada de una sanidad universal digna, por la perpetración de una educación que de nuevo segrega por rentas, por el triste abandono de ideas como la igualdad de oportunidades o el fallido acceso a la justicia por las tasas para ricos. Por eso, a esa geometría política en las que nadan despreocupadas las llamadas fuerzas de progreso, se añade una alarmante y progresiva desafección aritmética. Hoy hablamos de la ausencia de mujeres en el poder real de la economía, mientras la izquierda guarda un sospechoso silencio. Mañana nos lamentaremos de ese no ir a ningún lugar, sin propósito aparente, que ya empieza a ser más que irritante. Mientras despiertan, nos queda por ahora el refugio de las sabias palabras de John Berger, “la esperanza hoy es un contrabando que se pasa de mano en mano y de historia en historia”. Por eso nos gusta editar libros contra la lógica inmoral de nuestro tiempo. 

Autor: Algón Editores

http://algoneditores.es/libros/otro-gobierno


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada